TIJUANA, SEPTIEMBRE 17, 2020.- El director general de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), Sergio Rosete Weben, señaló que para la paraestatal a su cargo, es una prioridad que la Planta de Bombeo de aguas residuales (PB-1), continúe operando de manera adecuada y siendo confiable para detener el paso de aguas residuales hacia los EE.UU.

 

En este sentido, durante una reunión con funcionarios de la Secretaría para el Manejo, Saneamiento y Protección del Agua (SEPROA) y la Comisión Estatal del Agua (CEA), el organismo operador de agua y drenaje en esta ciudad, destacó la propuesta de llevar a cabo un diagnóstico de las instalaciones de la PB-1, que permita aumentar su confiabilidad.

 

Lo anterior se podrá realizar con la obtención de recursos económicos que permitan la sustitución de equipos, con lo cual, se logrará que a pesar de que se presenten aumentos considerables en la recepción de aguas residuales, estas no pasen hacia el territorio norteamericano, fuera de la temporada de lluvias, es decir en temporada de sequía.

 

“Tenemos que recordar que el tema del alejamiento y saneamiento de las aguas residuales es de un interés primordial para el gobernador Jaime Bonilla Valdez, y por ende para el organismo, donde todas las acciones de mejora van consensuadas y apoyadas por instituciones y órganos como la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) y CONAGUA”, mencionó el titular de la CESPT.

 

Finalmente, recordó que el agua residual que llega a la Planta de Bombeo 1, ubicada sobre la avenida Internacional, en la Zona Norte de Tijuana, proviene de la Planta de Bombeo CILA, donde se capta el agua que se observa sobre la canalización y que finalmente llega a Punta Bandera, evitando su paso a Estados Unidos.

 

 

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here