TIJUANA, FEBRERO 25, 2021/DTJ.- La desesperación de migrantes centroamericanos por solicitar “asilo político en Estados Unidos” reventó el cruce internacional de autobuses en la frontera, donde pretendieron colarse, sin documentos.

Los hondureños lograron traspasar la línea amarilla que divide físicamente México de los Estados Unidos en camión de pasajeros, para declararse perseguidos y buscar asilo, con la consecuente respuesta de los estadounidenses que de inmediato ordenaron “cerrar el paso de los camiones“, con lo que los paisanos que cruzaban a diario se vieron seriamente afectados y las filas para internarse a San Ysidro se dispararon a cuatro horas promedio de espera.

El cruce de autobuses autorizados opera desde hace cuatro décadas pero en días, los migrantes desarticularon esta actividad económica de la que dependen mas de  30 mil familias, entre choferes, limpiadores, mecánicos, dispensadores de diesel, maleteros, empleados de terminal, taxistas que acercaban a los paisanos, empresarios, vendedores de comida, etc… Todos ellos, hoy sin trabajo, pues el Buró de Aduanas y Protección Fronteriza CBP suspendió el cruce diario de autobuses.

Cabe hacer mención que los empresarios del transporte habrían advertido al CBP, desde hace 3 años, que en la frontera se requería de un “manifiesto“. Un documento en el que desde Tijuana, los transportistas ayudaran para realizar un pre registro de los pasajeros a fin de que garantizaran tener sus documentos en regla y en caso de mentir, fueran deportados de manera automática.

El punto es que ingresar a Estados Unidos sin documentos, los pone en la posibilidad de solicitar un procedimiento de “asilo político“; un tema sumamente complejo hoy en el país vecino, donde agitadores pretenden hacer cruzar a diestra y siniestra a migrantes centroamericanos a sabiendas que no califican.

Suspender el paso de los autobuses ha generado un caos en Tijuana donde se incrementaron las filas para internarse en auto a los Estados Unidos y más aún, los que se forman en las largas filas se exponen aún más a ser contagiados en caso de que alguien esté enfermo de SARS COV-2

Jornaleros agrícolas que antes pasaban ordenadamente en el autobús, ahora tienen que formarse en filas de cientos de sus compañeros, además de los peatones cotidianos que viajan a pie desde Tijuana a San Ydidro.

Es importante comentar que el equilibrio en el cruce binacional se mantuvo hasta que un funcionario en Baja California, Rafael Echegoyen, en su carácter de Director General del Instituto de Movilidad Sustentable de Baja California, autorizó el regreso de una empresa llamada Mexicoach que en su desesperación por ingresar recursos permitió la transportación de personas, aún sin identificar, lo que desquició el cruce al pasar migrantes centroamericanos sin documentos.

 

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here