CIUDAD DE MÉXICO, ABRIL 6, 2021.-El Servicio de Administración Tributaria ha trabajado intensamente para evitar una caída de los ingresos tributarios a pesar del difícil entorno económico provocado por la pandemia de Covid-19. Esto ha sido posible gracias al compromiso de las y los miles de contribuyentes que han cumplido con sus obligaciones fiscales. Esto se ha reflejado en los resultados al cierre del primer trimestre de este año para la recuperación económica del país.

 

Los ingresos tributarios obtenidos al primer trimestre de 2021 permitieron alcanzar un cumplimiento de 103% respecto de la meta establecida en la Ley de Ingresos de la Federación para el primer trimestre, es decir, se obtuvieron 26 mil 198 mdp más que lo previsto en el paquete económico de 2021.

Como antecedente, el primer trimestre de 2020 fue histórico en la recaudación de ingresos tributarios, pues se alcanzaron 1 millón 004 mil 733 mdp, lo que significó un incremento de 13.3% en términos reales, en comparación con el mismo periodo de 2019, gracias a pagos anticipados en IEPS de tabaco adicionales a la regularización de algunos grandes contribuyentes. Cabe recordar que el primer trimestre de 2020 la actividad económica fue normal y este trimestre continua siendo afectado por la pandemia y la actividad intermitente de miles de empresas.

El fortalecimiento en la recaudación de impuestos internos se mantiene de manera sostenida con un incremento nominal de 21 mil 344 mdp, de tal forma que en el primer trimestre de 2021, sin considerar los IEPS causados por la importación de combustibles, los ingresos tributarios aumentaron un 0.4% en términos reales respecto al primer trimestre de 2020. El impacto negativo en la recaudación de ingresos tributarios se concentra en el IEPS por la importación de combustibles automotrices, el cual disminuyó en 20 mil 306 mdp respecto al primer trimestre de 2020, lo que equivale a un 35.7%.

Esta situación se presenta debido al contrabando bronco y técnico de combustibles. El contrabando bronco es el realizado por la delincuencia y el crimen organizado, que además de tener un impacto negativo en la recaudación, afecta la competencia leal en el mercado con las y los empresarios, así como con Pemex; mientras que, el contrabando técnico, lo realizan las y los evasores fiscales mediante la falsedad en la declaración de las fracciones arancelarias del tipo de combustible que importan para disminuir el pago de sus contribuciones.

Por tratarse de un asunto en el que está involucrado el crimen organizado, que no se puede resolver únicamente a través del SAT, existe un trabajo de inteligencia en materia de seguridad nacional coordinado por las fuerzas armadas en el que participan además, Guardia Nacional, Fiscalía General de la República y las áreas de Aduanas, Auditoría Fiscal y Comercio Exterior del SAT, que actúan en operativos para la detección en flagrancia de los delitos de contrabando; de ahí la importancia de incorporar en Aduanas, personal en retiro de SEDENA y SEMAR.

Las acciones que son competencia del SAT para aumentar la recaudación y compensar la evasión y elusión fiscal derivada del contrabando técnico, se focalizan en la puesta en marcha del Plan Maestro de Grandes Contribuyentes, así como en la promoción del cumplimiento de las obligaciones fiscales mediante acciones persuasivas y de vigilancia; así como en futuras simplificaciones fiscales para evitar la evasión y elusión fiscal.

 

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here