TIJUANA, NOVIEMBRE 16, 2020/DTJ.- Por lanzar criticas contra la Policía Municipal de Tijuana el empresario y escritor bajacaliforniano Carlos Mora Álvarez fue detenido cuando salía de cenar en un conocido restaurante de lujo conocido como El Grill, donde a unas mesas de distancia, en la terraza, también departía el presidente municipal, Arturo González Cruz, con sus amigos y colaboradores.

Una columna de patrullas detuvo la marcha del vehículo de Mora quien viajaba, como siempre solo. Portales de FaceBook llegaron avisados hasta el punto referido, entre ellos Tijuana Comunica que dirige Víctor “El tigrito” Lagunas, quien narra y se observa que llegó cuando el conductor no había sido abordado por los elementos de la policía municipal quienes tras dialogar con el conductor lo escoltaron para ingresar a una negociación donde aparentemente Mora fue al baño y luego se subió a una patrulla (P-1431), para finalmente llevárselo a la Enstancia Muncipal de Infractores.

Antes, en el mencionado restaurante testigos manifiestan que tanto el promotor de Baja California a nivel nacional Carlos Mora, (quien por cierto prepara un evento nacional de turismo en la ciudad de Tijuana para reactivar la economía), como el alcalde de la ciudad Arturo González Cruz estaban departiendo tomando bebidas con graduación alcohólica.

Otros personajes de la política y el mundo empresarial estaban en el sitio igualmente departiendo y gozando de los platillos, que dicho sea de paso, no son nada baratos, sino todo lo contrario a la 4T. Y fueron testigos del momento en el que ruidosamente se despidió Carlos Mora con una voz que no puede pasar desapercibida. De inmediato se dio la señal para seguirlo y detenerlo con el pretexto de conducir un vehículo en estado de ebriedad.

El cariñosamente conocido como “El Gordo” Mora convivió previo a su detención con su hijo Miguel y otro político y ex funcionario federal, cuyo nombre reservamos por ser totalmente ajeno a las acciones que luego se desarrollarían. Mientras, en la terraza de este mismo restaurante se encontraba el alcalde Arturo González Cruz, como ya comentamos igualmente departiendo con un grupo de amigos.

Debido a las diferencias que se han hecho públicas entre Mora y González Cruz, y a que fue la propia Dirección de Comunicación Social del municipio quien hizo el llamado a la cobertura de la detención, se infiere que fue el propio alcalde quien ordenó el “casual” arresto de su ex amigo.

Según testigos que se encontraban en El Grill, Mora convivió de manera tranquila con sus allegados. Incluso al ser detenido, los propios comunicadores que transmitían en vivo dieron cuenta de que Mora caminaba de forma normal, incluso al dirigir unas palabras se le apreció completamente sobrio en la transmisión en vivo de los influencers.

Luego de décadas de amistad, González Cruz y Mora se dividieron por razones del desatino en la conducción del alcalde, quien se ha venido conflictuando con diversos actores pero sobre todo en el tema de la inseguridad pública.

Recientemente Carlos Mora definió la inseguridad en Tijuana como “delicada, triste y grave”. Lo que ocasionó el enojo del munícipe.

La conducción política de Arturo González es lamentable. Llegó al extremo de utilizar a la Policía Municipal para perseguir a los que considera sus detractores, opinan hoy quienes saben del tema, pero sobre todo mancha la llegada del nuevo titular de la corporación Juan Valdez Moreno, recién nombrado este día como encargado de la Secretaría de Seguridad y “Protección” Ciudadana.

Por cierto en la Estancia para Infractores fue dejado en libertad luego de que pasó el examen toxicológico y de alcoholimetría. Aquí las imágenes que son consideradas por muchas personas como una humillación ante una simple presunción:

Deja un comentario

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here