TIJUANA, JULIO 23, 2020.- Aun cuando la Federación, por conducto del departamento de Epidemiologia, reconoció públicamente la efectividad de la estrategia COVID-19 en Baja California, el Gobierno del Estado mantiene su postura de contener los contagios, como objetivo prioritario, no solo cuidando los indicadores primarios, sino analizando las condiciones del entorno.

Así coincidieron el gobernador Jaime Bonilla Valdez y el secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, al adelantar que el semáforo sanitario en Baja California se mantendrá en color “rojo”, con el firme compromiso de cuidar la salud de las familias bajacalifornianas.

“Las camas disponibles en nuestros hospitales es una condición muy aceptable (para el Gobierno Federal), somos uno de los estados que entraron primero a la pandemia, que fuimos puestos a prueba, que las reconversiones se tuvieron que dar primero, lo mismo que la planeación de los ventiladores, los tratamientos y las terapias de alto flujo”, aseguró el Dr. Pérez Rico.

Abundó que a pesar de que la ocupación hospitalaria es uno de los indicadores importantes, para determinar el rumbo del Estado, también es una prioridad evaluar las Clínicas de Fiebre, los servicios de urgencias y el contexto en general, como la cercanía con California, que en los últimos seis días reportó 50 mil casos confirmados.

Intervino el gobernador Bonilla Valdez para advertir que, el hecho de reabrir las actividades en esta entidad, como consecuencia habría una derrama de contagios en razón de que residentes del otro lado de la frontera cruzarían a territorio bajacaliforniano por la vecindad; también dijo estar consciente de la insistencia de los bares y los meseros de incorporarse a trabajar; “son el talón de Aquiles, si abrimos en tres días habría contagios por todos lados”.

Por otro lado, el mandatario estatal contestó una pregunta en el ejercicio de interacción virtual con ciudadanos, con respecto a la reapertura de casinos; dijo que en semanas pasadas se autorizaron algunas, bajo ciertos protocolos; actividades que constantemente son supervisadas por la Secretaría de Salud.

El titular de Salud, compartió un video que presentó el Gobierno Federal, referente a la evolución de las semanas epidemiológicas, en la que hacen referencia a Baja California.

“De la semana 25 a la 28 ha descendido el 20%, es una tendencia favorable, que marca un trayecto; de los casos activos estimados menos 6%, es decir va perdiendo fuerza la pandemia y menos 58% en relación a defunciones”, explicó Pérez Rico.

Comentó que, en las últimas tres semanas, Mexicali ya muestra una tendencia favorable y le “está rompiendo la espalda al COVID”; en tanto, la población de Ensenada debe disminuir la movilidad porque podría ser el nuevo epicentro de la pandemia.

En la información de este jueves, el secretario de Salud extendió un reconocimiento a la Dr. Cecilia Martínez Sánchez, que labora en una Clínica de Fiebre en Ensenada por elaborar un escrito con una serie de medidas preventivas para las personas que contraen el patógeno; y que son promovidas entre sus pacientes.

En el reporte al corte de la medianoche del 22 de julio en curso, informó que se han estudiado 20 mil 665 casos de COVID-19 en Baja California, de los cuales 12 mil 528 dieron positivo.

En Tijuana hay 3 mil 664 pacientes; 6 mil 594 en la ciudad de Mexicali; Ensenada 1,344; Rosarito 158; Tecate con 295; en San Quintín/Vicente Guerrero 274 y San Felipe 199; suman 5 mil 836 pacientes recuperados COVID-19.

Se reportan 2 mil 444 defunciones, Tijuana con 1,030; Mexicali 1,158; Ensenada 161; Tecate 71; Rosarito 13; San Quintín/ Vicente Guerrero con 10 y San Felipe un fallecimiento.

En relación a los casos activos, que es uno de los indicadores con puntual seguimiento, Baja California cuenta con 511. En Mexicali: 258, Ensenada 149, Tijuana 48, San Quintín 17, San Felipe 32, Tecate 4 y Playas de Rosarito 3.

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here