CABO CAÑAVERAL, FLORIDA, NOVIEMBRE 16, 2020.- Una nave espacial SpaceX que transporta a cuatro astronautas se elevó al espacio exterior el domingo, marcando el inicio de lo que la NASA espera que sean años en que la compañía ayude a mantener la Estación Espacial Internacional (EEI) con todo el personal.

Los astronautas de la NASA Michael Hopkins, Victor Glover, Shannon Walker y Soichi Noguchi, un astronauta de la agencia espacial japonesa, se encuentran ahora en órbita, a bordo de una cápsula Crew Dragon de SpaceX que se acoplaría a la EEI el lunes a las 11 pm (hora de Miami). Eso significa que la tripulación pasará 27 horas en órbita mientras la nave espacial maniobra lentamente hacia su destino.

El viaje habría sido más corto si la Crew Dragon se hubiera lanzado el sábado, como la NASA planeó inicialmente, porque la EEII se habría alineado de tal manera que permitiría que la nave espacial llegara a la estación espacial en unas ocho horas.

Pero el mal tiempo a provocado por el huracán Eta obligó a los funcionarios del lanzamiento a retrasar el despegue hasta el domingo por la noche.

La cápsula tiene un baño en funcionamiento, y los astronautas tendrán tiempo para dormir un poco mientras el vehículo totalmente autónomo maniobra a través de la órbita mientras los funcionarios de SpaceX y la NASA en Houston, Texas y Hawthorne, California, vigilan el viaje.

Esta es una misión histórica para la NASA y la compañía porque es la primera misión con tripulación completamente operativa para SpaceX, luego de una misión de prueba en mayo que llevó a los astronautas de la NASA Douglas Hurley y Robert Behnken, ambos pilotos de prueba, a la estación espacial.

Pero esta misión no es una prueba: la Crew Dragon de SpaceX fue certificada oficialmente como una nave espacial digna de transportar personas la semana pasada, allanando el camino para que comience a hacer que el viaje sea relativamente rutinario, llevando astronautas de una variedad de orígenes.

En esta misión, por ejemplo, tanto Walker como Noguchi tienen experiencia en física. El equipo Crew-1 está programado para realizar todo tipo de experimentos durante su estadía de seis meses en la EEI, incluida la investigación sobre cómo la microgravedad afecta el tejido cardíaco humano. También intentarán cultivar rábanos en el espacio para aprovechar estudios diseñados para descubrir cómo se pueden cultivar alimentos para sustentar misiones de exploración del espacio profundo.

La misión del domingo quedó en duda brevemente después de que el presidente ejecutivo de SpaceX, Elon Musk, revelara en Twitter que experimentó síntomas y que estaba siendo examinado para covid-19, lo que llevó a la NASA a realizar un esfuerzo de rastreo de contactos para garantizar que no hubiera personal esencial expuesto para el lanzamiento.

Las autoridades dijeron que el esfuerzo se completó el viernes por la noche y no tenían motivo de preocupación. Musk dijo el sábado que «probablemente» tuvo un «caso moderado de covid».

Estados Unidos pasó casi una década sin la capacidad de lanzar astronautas al espacio después del retiro del programa del Transbordador Espacial en 2011, y la NASA se vio obligada a depender de la nave espacial rusa Soyuz para llevar astronautas a la EEI, que según la agencia espacial dejó el multimillonario laboratorio orbital con poco personal.

Hasta 13 astronautas estuvieron a bordo al mismo tiempo en 2009. Ese número ocasionalmente se ha reducido a tres en varias ocasiones, lo que deja a menos personas para ayudar a realizar experimentos y ayudar a mantener la estación espacial en buen estado. Con este lanzamiento, crecerá a siete.

SpaceX desarrolló la cápsula Crew Dragon en el marco del Programa de Tripulación Comercial de la NASA, que, por primera vez en la historia de la agencia espacial, entregó gran parte del diseño, desarrollo y prueba de nuevas naves espaciales con clasificación humana al sector privado. La NASA otorgó contratos de precio fijo a SpaceX y Boeing por valor de $ 2.600 millones y US$ 4.200 millones, respectivamente, para hacer el trabajo.

El desarrollo de la nave espacial Starliner de Boeing todavía está retrasado debido a importantes problemas de software detectados durante una misión de prueba el año pasado, pero los funcionarios dicen que el vehículo podría estar en funcionamiento el próximo año.

Debido a que estos vehículos técnicamente serán propiedad de SpaceX y Boeing, con la NASA como cliente que compra misiones para astronautas, las compañías también podrán usar sus vehículos para transportar turistas, investigadores privados o cualquier otra persona que pueda pagar US$ 50 millones o más por boleto.

Esa decisión no estuvo exenta de controversia, particularmente en los primeros días del Programa de Equipo Comercial. Pero el éxito de la Crew Dragon podría verse como una gran victoria para la gente de la NASA que espera depender más ampliamente de ese estilo de contratación para ayudar a lograr los objetivos de la agencia espacial.

Información ‘ CNN ‘

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here