Foto de Archivo

OL PEJET, KENIA, MARZO 21, 2018. El último rinoceronte blanco del norte del mundo, murió el lunes, tras meses de enfermedad, a los 45 años de edad -comparable a los 90 años humanos-, en la reserva natural de Ol Pejeta situada en Kenia.

Tras meses de empeoramiento de su estado de salud por culpa de problemas degenerativos en los músculos y los huesos, además de heridas en la piel y diversas infecciones, su muerte ha tenido lugar el 19 de marzo, según han informado en un comunicado sus cuidadores.

Su muerte deja sólo dos rinocerontes hembras de su subespecie en el mundo: su hija y su nieta.

Sudán, como se llamaba, estaba siendo tratado por alteraciones degenerativas en sus músculos y huesos, era incapaz de levantarse y sufrió mucho las últimas 24 horas, informó a traves de Twitter la reserva Ol Pejeta.

Una gran popularidad en todo el mundo logró Sudán el año pasado, cuando sus cuidadores le crearon una cuenta en la aplicación de citas Tinder, no para encontrar el amor, sino para conseguir fondos para desarrollar técnicas de fertilización in vitro para esta especie.

Esa es ahora la única esperanza para preservar el rinoceronte blanco del norte.

Sudán será recordado por su inusual y memorable vida”, escribe en un tuit la reserva Ol Pejeta. En la década de los setenta, el ejemplar había logrado sobrevivir a la extinción de su especie cuando fue trasladado al zoológico de Dvur Králové. “Durante sus últimos años, Sudán regresó a África y nos robó el corazón con su dignidad y fortaleza, señaló el equipo que cuidó de él.

El material genético de Sudán fue recogido el lunes, dijeron los conservacionistas, para ayudar en futuros intentos de reproducir el rinoceronte blanco del norte, a través de tecnologías avanzadas, usando semen y óvulos de las hembras que sobreviven: Najin y Fatu.

La posiblidad de asistir al nacimiento de nuevas crías de esta subespecie pasa ahora, por las técnicas de reproducción asistida, una tecnología que nunca se ha probado en esta subespecie.

Sudán vivió en constante vigilancia a raíz de la caza furtiva

El peligro de la caza furtiva

La supervivencia de esta subespecie está en peligro tras décadas de prácticas furtivas para cazar animales de este tipo, con el objetivo de vender sus cuernos a precios altísimos.

Estos productos son muy codiciados, especialmente en el mercado asiático, donde se comercializan promocionando sus supuestas propiedades curativas y afrodisíacas, nunca demostradas.

Con información de CCN Mundo/Hipertextual

 

 

 

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here