WASHINGTON, D.C, ENERO 11, 2021.- La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que la se procederá con la legislación para acusar al presidente Donald Trump en un juicio político y lo calificó como una amenaza a la democracia después del ataque al Capitolio el pasado 6 de enero. Pelosi hizo el anuncio en una carta a sus colegas. Dijo que la Cámara actuará con solemnidad, pero también con urgencia, con solo unos días antes de que Trump deje el cargo el 20 de enero.

“Al proteger nuestra Constitución y nuestra Democracia, actuaremos con urgencia, porque este Presidente representa una amenaza inminente para ambos”, dijo Pelosi. “El horror del ataque continuo a nuestra democracia perpetrado por este presidente se intensifica y también lo es la necesidad inmediata de acción”.

Pelosi dijo que primero el Congreso de Estados Unidos intentará obligar al vicepresidente Mike Pence y al gabinete a destituir a Trump invocando la Enmienda 25. El lunes, los líderes de la Cámara trabajarán para aprobar rápidamente una legislación que lo haga.

Si es bloqueado por los republicanos, lo cual es casi seguro, la Cámara baja se reunirá para una votación completa el martes. Pelosi explicó que la resolución pide a Pence “convocar y movilizar al gabinete para activar la Enmienda 25 para declarar al presidente incapaz de ejecutar las funciones de su cargo”.

Según el procedimiento, el vicepresidente “ejercerá inmediatamente sus poderes como presidente interino”, escribió. No se espera que Pence tome la iniciativa para expulsar a Trump, aunque se ha hablado de la opción de la 25a Enmienda durante días en Washington, aunque tampoco podría descartarse..

A continuación, la Cámara pasaría a considerar los artículos de juicio político, dijo Pelosi. No se fijó el día para la votación de juicio político.

Con la intensificación de la planificación del juicio político, dos senadores republicanos dijeron que quieren que Trump renuncie de inmediato a medida que aumentan los esfuerzos para evitar que vuelva a ocupar un cargo electivo tras los disturbios en el Capitolio que dejaron cinco muertos.

Se esperaba que los demócratas de la Cámara de Representantes presentaran artículos de juicio político este lunes. La estrategia sería condenar rápidamente las acciones del presidente, pero retrasar un juicio político en el Senado durante 100 días. Eso permitiría al presidente electo Joe Biden concentrarse en otras prioridades tan pronto como asuma el cargo el 20 de enero.

El representante Jim Clyburn, el tercer demócrata de la Cámara de Representantes y uno de los principales aliados de Biden, expuso las ideas el domingo cuando el país se enfrentó al asedio al Capitolio por parte de los leales a Trump que intentaban anular los resultados de las elecciones.

“Démosle al presidente electo Biden los 100 días que necesita para poner en marcha su agenda”, dijo Clyburn. Los líderes de la Cámara, furiosos después de la insurrección, parecen decididos a actuar contra Trump a pesar del breve plazo.

El sábado por la noche, Pelosi convocó a una conferencia telefónica con su equipo de liderazgo y envió una carta a sus colegas reiterando que Trump debe rendir cuentas.

Ella le dijo a su grupo, ahora disperso por todo el país en un receso de dos semanas, que “esté preparado para regresar a Washington esta semana”, pero no dijo abiertamente que se votaría sobre el juicio político.

Es absolutamente esencial que quienes perpetraron el asalto a nuestra democracia rindan cuentas”, escribió Pelosi.

Debe reconocerse que esta profanación fue instigada por el presidente”. El líder de la mayoría en el Senado, el senador republicano Mitch McConnell, dijo que un juicio político no podría comenzar con el calendario actual antes del día de la toma de posesión, el 20 de enero.

Otra idea que se estaba considerando era tener una votación por separado que evitaría que Trump volviera a ocupar el cargo.

Eso podría necesitar potencialmente una mayoría simple de 51 senadores, a diferencia del juicio político, en el que dos tercios de los 100 miembros del Senado deben respaldar una condena. El Senado estaba programado para dividirse en partes iguales en 50 y 50, pero bajo control demócrata una vez que la vicepresidenta electa Kamala Harris y los dos demócratas que ganaron las elecciones de segunda vuelta del Senado de Georgia la semana pasada juraron. Harris sería el voto de desempate del Senado.

Si bien muchos han criticado a Trump, los republicanos han dicho que el juicio político sería divisivo en una época de unidad.

informacion ‘MILENIO ‘

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here