TIJUANA, OCTUBRE 26, 2020. Para que las niñas y niños cáncer en tratamiento no se rezaguen en sus estudios la Secretaría de Educación e Isesalud continúan con el programa “Sigamos aprendiendo en el hospital” a cargo de docentes, psicólogos y asistentes de la salud.

El Secretario de Educación, Catalino Zavala Márquez realizó un recorrido en el Hospital General de Tijuana y constatar la aplicación del programa que brinda atención educativa a los menores con cáncer que por dicha razón debe asistir durante lapsos prolongados a los hospitales.

Indicó que se ha orientado a los maestros a mantener en los niños y jóvenes la percepción de que pueden superar las etapas de la enfermedad, así como mantenerlos al corriente en el desarrollo de sus competencias, para que, al remitir la enfermedad, regresen a sus escuelas, donde tienen su lugar apartado y se integren sin rezago educativo.

“Sigamos Aprendiendo” surgió de un convenio establecido en 2010 entre el sector salud y los sistemas educativos estatales, y en 2011 se sumó a este convenio de carácter federal, el Instituto Mexicano del Seguro Social. Indicó que, en 2010, cuando se puso en marcha el programa, se incrementó en 50% la sobrevida de los niños con cáncer y remisión.

Al respecto, ante la subsecretaria de Educación Básica, Xóchitl Armenta Márquez, el personal a cargo de dicho programa, precisaron que actualmente el programa en Tijuana tiene un alcance para 115 niños, niñas y adolescentes.

Particularmente en el HG de Tijuana se atienden a 60 pacientes de tratamiento oncológico, 40 de ellos con la formación más permanente debido a los periodos internos o recuperación que enfrentan.

Explicó que a lo largo del programa en Tijuana se cuenta también con 225 niños, niñas y adolescentes en vigilancia, es decir, una vez que concluyen su tratamiento, sólo tienen que acudir una vez al mes al hospital, durante por lo menos cinco años.

Además, aproximadamente un centenar de pacientes remitidos también forman parte de este programa desde hace 10 años, aunque ellos acuden sólo una vez al año a su revisión y seguimiento.

En ese sentido, la subsecretaria de Educación Básica, reiteró el reconocimiento al personal de salud, asistentes médicos, pero sobre todo a los docentes que día a día, impulsan el aprendizaje entre estos estudiantes, a través de un sistema multigrados.

Debido a que hay pacientes de diversas edades, los docentes adscritos a este programa tienen que atender las diversas necesidades educativas que tienen, ya sea directamente en el aula instalada en el hospital o bien en cama, dando seguimiento a cada alumno.

“La educación es un derecho”, enfatizó Armenta Márquez, por ello la importancia de mantener este tipo de programas, contando todo momento con el apoyo del sistema de salud, pero sobre todo con el compromiso de los docentes y padres de familia.

 

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here