MAYO 11, 2020.- Twitter añadirá advertencias en tuits con información en disputa o potencialmente dañina. Hasta ahora, la red solo tomaba la medida de suprimir mensajes que incluyeran información que pudiera llevar a daños graves, como pedir que se elimine la distancia social o que llevar máscara supone un peligro para la salud. O que pudieran provocar disturbios, como vincular la pandemia al 5G, que puede llevar a ataques contra torres de telecomunicación.

Este lunes, Twitter ha anunciado que amplía las categorías donde cree que debe intervenir, pero con una acción menor que la eliminación del mensaje. Esa acción consistirá en un aviso junto al tuit –o sobre él– para obtener más información de contexto o para advertir de que ese tuit está en conflicto con lo que dicen las autoridades sanitarias. “La gente quiere intervención para que demos más contexto, pero no la eliminación de mensajes a no ser que sean casos muy dañinos”, ha explicado Nick Pickles, director de Políticas Públicas de Twitter, en una rueda de prensa virtual para anunciar la medida. “No quieren que digamos a los usuarios qué pensar”, ha añadido.

Twitter distinguirá ahora entre información errónea con consecuencias potencialmente graves, afirmaciones en disputa y sin verificar. La información sin verificar será, por ejemplo, sobre un posible medicamento cuya capacidad aún no está demostrada. Las afirmaciones en disputa son las que ponen en duda algo sobre lo que ya hay un consenso, como el origen del coronavirus. El mensaje de Twitter en esos casos llevará a una página gestionada por la red donde se mostrará información de contexto para que el usuario saque sus propias conclusiones. “Nuestro objetivo es promover el pensamiento crítico”, ha dicho Pickels.

Todas las redes están gestionando con equilibrios conceptuales a menudo difíciles de entender para los usuarios los retos informativos de la pandemia. Es inevitable que los avisos junto a tuits llevarán a quejas de los usuarios porque, de algún modo, pondrán en duda sus mensajes. La decisión sobre qué tuits serán marcados será de Twitter y de algo que llaman “socios de confianza” que, según Pickles, son organizaciones no gubernamentales, think tanks o investigadores independientes, aunque no ha revelado ningún nombre. Esos socios son tanto globales como vinculados a cada país.

Twitter sin embargo no esperará el dictamen de ningún fact-checker para actuar, como hace por ejemplo Facebook: “La intención es reflejar el debate mientras ocurre, no esperar a que haya un veredicto”, ha dicho. Los ejecutivos de la red han enfatizado el carácter de Twitter como el lugar donde la gente discute en directo precisamente para llegar o no a algunas de estas conclusiones. Antes de la decisión, Twitter se ayudará de tecnología para saber en qué debates o mensajes debería intervenir.

Twitter empezará a aplicar desde hoy esta medida en unas 40 lenguas. Algunos tuits anteriores a este lunes ya aparecerán con estas advertencias, así que es probable que salten polémicas rápido. “Esta medida se aplicará a todos los usuarios de Twitter”, ha dicho Yoel Roth, director de Integridad, durante la presentación, en referencia a que también ser verán afectadas afirmaciones de políticos o famosos.

Roth ha destacado que este paso es similar al que Twitter dio en febrero con los vídeos manipulados o sintéticos (deep fakes), que también llevarían una etiqueta que advirtiera de que el contenido no era lo que parecía. Se ha usado solo un par de veces, la última hace escasas horas con un vídeo del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. Como ocurre en el tuit junto a estas líneas, estos mensajes no se verán si el usuario no está logueado o en la misma en la red: hay que entrar con la cuenta propia para verlo y acceder al enlace.

La página enlazada de Twitter donde ayudará a resolver las disputas podrá incluir una selección de tuits de expertos, webs externas de especialistas o recursos en la página de ayuda de Twitter. “Nuestro objetivo no es hacer fact-checking de todo internet, sino ayudar a dar contexto y decir qué puede hacer daño”, ha dicho Pickles. Está claro que el tamaño de Twitter no permitiría nada de una gran magnitud y que la creación de este método servirá para poner tiritas en casos especialmente sangrantes. La red crea este recurso para combatir la desinformación sobre la pandemia, pero no descarta ampliarlo a otros ámbitos en el futuro.

Información de EL PAIS

Deja un comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here