“El Respeto al Derecho Ajeno es la Paz” Que se acabe la Guerra

La Guerra detonará una mayor inflación en el mundo y en México también, los alimentos subirán más de precio.

CDMX, FEBRERO 28, 2022.- La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) señala que la guerra será un golpe para las clases media y trabajadora de México. No debe quedar duda alguna. Históricamente la humanidad siempre ha perdido bastante cuando ha entrado a pasajes bélicos militaristas que le han significado exterminio, hambruna y ocaso civilizatorio, más aún y sin olvidar que todavía no existe un conceso global que haya dado por terminada la pandemia que ha debilitado incluso a las economías más fuertes actualmente.

Por lo anterior, se debe recuperar la máxima juarista: “El Respeto al Derecho ajeno es la Paz”. La expresión de la guerra exhibe el más bajo nivel de la condición humana, nada justifica la guerra, ningún país puede encontrar un justificante para declarar la guerra a otro.

“Desde la sociedad civil, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) amplifica el sentimiento nacional pacifista que nos caracteriza y define históricamente. Los mexicanos estamos en contra de la guerra y no aprobamos la invasión rusa a Ucrania, que, como todos los países del mundo, tiene derecho a decidir su propio destino, nadie debe conculcar su soberanía”, afirmó Cuauhtémoc Rivera, presidente de la ANPEC.

Norteamérica es un blanco de guerra y no se puede dejar de ver que México se encuentra en esta zona, por lo que, nos guste o no, nuestra suerte está vinculada a la de Estados Unidos y Canadá. “La inflación en países como Estados Unidos está lejos de recuperarse, especialmente ahora con el aumento de los combustibles a nivel global y la inestabilidad de las cadenas de distribución; en consecuencia, esta gripa americana no va a contribuir positivamente a la pulmonía que está sufriendo la economía mexicana”, apuntó Rivera.

La afectación económica en estos tiempos es global, la inflación se verá potenciada por la guerra, acabando de rematar el poder adquisitivo y de consumo de las familias, todo el mundo va a perder con este lance ruso; de entrada, se encarecerán petróleo y gas y, con ello, el abasto. Rusia será marginada de occidente, cancelando miles de oportunidades de negocios e inversión y congelando muchos de sus recursos financieros depositados en la banca occidental; no habrá más partidos de futbol ni carreras de autos en Moscú; el mercado ruso saldrá de occidente. En tanto, Europa pasará fríos y Norteamérica vivirá zozobra por la incertidumbre de un potencial ataque bélico si la situación se saliera de control. El fantasma del Armagedón pasea por el mundo, proponiendo al hombre una 3ª Guerra Mundial de carácter nuclear.

En esto no cabe cálculo político alguno; verbigracia no se vale pensar que por ser Putin aliado de Trump y nuestro gobierno encontró con él mayor comodidad que con Biden, algunos tengan el currículo oculto de apoyar la invasión militar rusa a Ucrania con la idea de que esta acción esfumará las posibilidades reeleccionistas de Biden, posibilitando el regreso de Trump a la Casa Blanca.

Anteponer este cálculo político a la Paz Mundial sería un gravísimo error de Estado. México es un país pacifista y no aprueba la guerra. Todos estamos conscientes que una 3ª Guerra Mundial sería una acción suicida de autoexterminio, ya que la vida humana desaparecería de la faz de la Tierra.

Llamamos al cese de las hostilidades, al gobierno ruso, a frenar el ataque y buscar por la vía diplomática y de la negociación una salida al conflicto. Como sentenciara nuestro querido John Lennon: “¡Que se acabe la guerra y tengamos muchas felices navidades más!”.