Atiende Hospital Materno Infantil de Mexicali control de embarazo de alto riesgo

Se reitera que realizar una cesárea innecesaria se considera violencia obstétrica  

MEXICALI, ABRIL 4, 2022. Durante el 2021 el Hospital Materno Infantil de Mexicali (HMIM) atendió 714 consultas de pacientes embarazadas referidas de los Centros de Salud, por presentar condiciones de alto riesgo durante su embarazo. En el mismo año se realizaron 1 mil 100 cesáreas por complicaciones en la madre, neonato o ambos. De esta forma, se brinda un seguimiento integral y más especializado para reducir los índices de complicaciones durante el parto o puerperio.

 

El director del nosocomio, José Rojas Serrato, señaló que en cualquier etapa de la gestación y después del nacimiento se podrían presentar condiciones de riesgo que se deben atender con mucho cuidado y responsabilidad, por ello la importancia de un control prenatal. Estas condiciones se agravan cuando la mamá o el bebé presentan alguna situación adicional que puede implicar complicaciones.

Entre los motivos más frecuentes por los que las mujeres son referidas por las unidades de salud a este hospital se encuentran: cesárea de repetición, embarazo adolescente, hipertensión, diabetes, obesidad, trastornos hormonales, infecciones de transmisión sexual, asma sin control, consumo de drogas lícitas o ilícitas, incompatibilidad RH, entre otros.

“Algunas de estas condiciones pueden ser previas al embarazo, pero existen otras que se pueden desarrollar durante el mismo como diabetes gestacional o preeclampsia”, agregó.

Entre las causas prevenibles de muerte materna, una de las principales es la hemorragia, que se relaciona directamente al número de cesáreas realizadas en la paciente (a mayor número de cesáreas mayor riesgo de complicaciones y sangrado), por lo que se recomienda siempre que sea posible el parto se realice por la vía vaginal. Por ello, cuando se hacen cesáreas sin que exista una condición de salud que lo justifique se considera violencia obstétrica.

En este hospital se cuenta con personal del área médica, enfermería, trabajo social, laboratorio, nutrición, psicología, radiología, banco de sangre y neonatología que además de su alto nivel de preparación cuentan con la experiencia para detectar y atender estos casos específicos. Este trabajo interdisciplinario va de la mano del autocuidado de la paciente y la atención que recibe de su círculo de apoyo.

Durante la contingencia causada por el virus COVID-19, ISESALUD ha mantenido la atención prenatal en las unidades comunitarias. Si bien es cierto que algunos centros se convirtieron en Clínicas de Fiebre, los centros aledaños absorbieron las consultas y actualmente está en proceso la normalización de los servicios de consulta.

Rojas Serrato concluyó que es importante que toda mujer inicie en una etapa temprana su control prenatal en su Centro de Salud, para que en caso de detectarse una anomalía se pueda canalizar de forma oportuna a esta unidad.