Analizan Problemáticas de La Frontera en el ‘Encuentro Binacional de Procuración de Justicia ‘

Efecto migratorio y su impacto en la incidencia delictiva

TIJUANA, OCTUBRE 28, 2021.- Como parte de las actividades realizadas durante el primer “Encuentro Binacional de Procuración de Justicia”, el fiscal general del Estado, Juan Guillermo Ruiz Hernández, participó en las mesas de trabajo a fin de reforzar los mecanismos de coordinación interinstitucional.

El fiscal general de Baja California, Juan Guillermo Ruiz Hernández, señaló que el objetivo de la reunión es sentar las bases para realizar un trabajo coordinado entre las autoridades de los Estados fronterizos de México y Estados Unidos.

Mientras que el subsecretario de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de la República Mexicana, Ricardo Mejía Berdeja, refrendó el apoyo por parte del Gobierno Federal y sus dependencias, para implementar acciones conjuntas en contra de la delincuencia, asimismo propuso la creación de un grupo de coordinación y seguimiento a los temas analizados durante el primer “Encuentro Binacional de Procuración de Justicia”.

En la mesa de trabajo participaron el fiscal general de Chihuahua, Gerardo Márquez, Guevara; fiscal general de Justicia de Nuevo León, Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez;  el fiscal general de Justicia de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara; el vicefiscal general de Justicia de Sonora, Julián Gustavo Bustamante; el vicefiscal ministerial general de Justicia de Tamaulipas, Enrique Feregrino Taboada; y el director de operaciones de campo de la Protección Fronteriza de San Diego, Pete Flores.

Los temas analizados fueron: “Mecanismos de colaboración e intercambio de información para el combate a la delincuencia”; “Incrementar la participación de la Fiscalía General de la República en la investigación de los delitos de su competencia, y  “Efecto migratorio y su impacto en la incidencia delictiva”.

Como acuerdo principal se estableció la realización continua de mesas de trabajo enfocadas a analizar la problemática regional para reforzar la seguridad en los 3 mil 169 kilómetros de franja fronteriza entre México y Estados Unidos, tanto para detener a criminales.