Omar defendió con su vida a Chayito de un asalto

Tanto la señora Chayito, una mujer de la tercera edad, como Omar estaban heridos de muerte.

TIJUANA, ENERO 31, 2022/Odilón García/DTJ.- El joven Omar Hernández Méndez murió por disparo de arma de fuego cuando buscaba defender a una mujer de la tercera edad. Dos delincuentes le arrebataron la vida con disparos y le robaron las prendas, que vendía en la calle y su bolsa.

Tanto la señora Chayito, una mujer de la tercera edad, que vendía ropa en la vía pública; como Omar, un joven vecino, fueron heridos de muerte.

Los asaltantes (un hombre y una mujer) que reúnen al menos una docena de reportes e igual número de asaltos, lograron darse a la fuga.

Luego llegó el aparatoso operativo de la Guardia Nacional, para no dejar acercarse a nadie y las versiones equivocadas en el sentido de que una pareja, como si se tratará de esposos o novios, habían sido asesinados. Nada más alejado de la triste realidad.

El cliché de otra muerte más… la costumbre de informar sobre otros dos muertos, se difundió. Y la especulación que apaga el crimen ¿Quién sabe lo que hicieron? Surgió.

Pero este crimen es mucho más de lo que se especuló en ese momento.

Un héroe, en esta inacción policíaca y miedo fronterizo, se aventuró a salvar a la mujer, que injustamente, no sólo había sido asaltada sino, al defender su precaria mercancía, también asesinada.

Dicen los policías que «una cosa es ser ladrón y otra convertirse en asesino«.

Pero en esta impunidad, la diferencia es imperceptible.

Omar tenía 35 años de edad, su mamá había muerto y seguía la vida buscando ser productivo y altruista.

Chayito, una mujer de noble corazón y muy luchona, tenía 65. Muy querida y apreciada en el vecindario.

El ataque ocurrió ayer, en la Colonia Obrera, en la calle Ciudadela. Hoy lunes, calle solitaria, sin el puesto de Doña Chayito, ni el paso firme de Omar.

 

2 COMENTARIOS

  1. La C. Gobernadora de Baja California, Marina del Pilar Ávila Olmeda, envió al congreso de Baja California la propuesta de una ley para castigar con sesenta años de cárcel para todo aquel que le quite la vida a un periódista..eso es magnífico, muy bueno y muy favorable para el gremio noticioso… Per a la gibernadora le faltó añadir en esa propuesta de que esa ley debiera ser general a fin de que sea universal y sea aplicable en un sentido general, universal sin llegar a discriminar a nadie.. es decir que, esa ley debería ser aplicable y en favor de toda la sociedad y no únicamente para un grupo reducido de comunicadores.. una ley que proteja a todos en general para que los delincuentes se la pueden más al cometer un delito de ésta magnitud. Gobierno para todos!

  2. Un triste final para ambas personas pero un empañada realidad como lo acostumbran las corporaciones policiacas y fiscalía al sustentar en la mayoría de los casos falsas especulaciones solo para dar carpetaso de imaediato descansen en paz los dos y pronta justicia para EYOS

Comentarios cerrados.