Esta es la última oportunidad para el SITT: Arturo «Napo» Aguirre

Llegó el momento para estrechar las relaciones entre el gobierno del estado, el Ayuntamiento de Tijuana y el sector transportista

TIJUANA, MARZO 14, 2022.- Dos mujeres podrían sacar adelante el Sistema Para el Desarrollo Integral de Tijuana SITT o bien podrían darle el tiro de gracia, expresó el transportista Arturo Aguirre González, mejor conocido como «Napo».

Las dos damas en el poder, Marina del Pilar Ávila Olmeda, jefa del ejecutivo en el Estado y Montserrat Caballero Ramírez, jefa del ejecutivo en el municipio de Tijuana.

Conocedor del proyecto desde sus inicios, Napo Aguirre en su calidad de accionista del sistema expresó que para echar a andar el SITT ha hecho falta voluntad política y no simulación para que Tijuana cuente con su primera ruta troncal en tanto es otros estados del país «este ya es tema superado»

Si no hay coordinación entre el sector transportista y las autoridades, para echar a andar el Sistema Integral de Transporte de Tijuana (SITT), ya no se podrá hacerlo funcionar nunca, expresó Aguirre González al tiempo de explicar que no se trata solamente de la voluntad del transportista, que de suyo existe, sino de las autoridades que en algunas ocasiones han sido un lastre y para ejemplo citó la administración de Juan Manuel Gastelum que hizo todo lo posible para que el SITT no funcionara.

Presidente del Grupo de unidades más grande de Tijuana denominado Calfia fue claro que señalar que quienes ha puesto la autoridad municipal como encargados del sistema, solo llegaron para aprender y echarlo todo a perder, sin dejar de recibir salario pagado por los bolsillos de los ciudadanos.

El transportista, dijo siempre ha tenido voluntad, pero las autoridades han puesto trabas. Desde que se abandonaron los paraderos para ser vandalizados. La empresa recaudadora invirtió millones de pesos en tecnología; el estado federal, más mil 200 millones de pesos para construir la infraestructura y debido a politiquerías no se ha concretado.

Para El Napo es el momento para estrechar las relaciones entre el gobierno del estado, el Ayuntamiento de Tijuana y el sector transportista a fin de echar a andar este sistema que daría solución al grave problema de movilidad de la sociedad y reduciría el problema de los cuestionamientos así como el no menos grave problema de la huella de Carbón.

Remarcó que en otras entidades han sido los transportistas los que se han opuesto al sistema, pero aquí no. Los transportistas siempre hemos estado listos para operar, pero las autoridades no se han puesto de acuerdo y han boicoteado el SITT.

Por ello, dijo, bajo la directriz de las dos damas en la administración pública, hay una luz en el túnel para echar a andar el sistema más moderno con el que haya contado Tijuana, jamás. «Es hoy o nunca!«, remarcó el transportista.