Parte caravana de mil 500 migrantes a la frontera norte de México

La Ciudad de México harán su primera escala, comentaron los migrantes centroamericanos.

TAPACHULA, CHIAPAS, OCTUBRE 23, 2021.- Al grito de «Migrantes, paz y justicia» cientos de hombres, mujeres y niños centroamericanos decidieron esta mañana dejar la frontera sur para iniciar un recorrido de tres mil 900 Kilómetros a la ciudades de la frontera, como Tijuana.

En tanto que en la fronteriza ciudad de Tijuana, migrantes centroamericanos y nacionales, de diversos estados de México, están colonizado en la calle, «El Chaparral» (una instalación federal donde se localiza el cruce migratorio México Estados Unidos)  en el otro extremo de México se movilizan más familias para alcanzar este denominado Campamento El Chaparral, a unos 50 metros de territorio estadounidense.

Mientras tanto en Chiapas, la Guardia. Nacional y el Instituto Nacional de Migración han desplegado elementos, en un punto denominado «Viva México», hacia donde se dirigen los que marchan hacia su primer objetivo, La Ciudad de México.

En el grupo, de unos mil 500 integrantes, que marchan por Tapachula, también caminan asistencias médicas de organismos internacionales, como Médicos del Mundo, Fray Matías. Sin faltar personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos CNDH y Comisión Estatal de Derechos Humanos CEDH.

Igualmente va acompañando a la caravana personal del Consulado de Guatemala de Tecunuman. Presentes también  medios de comunicación mientras que en esta salida de la caravana no hay policía como Guardia Nacional o personal de INM.

En su generalidad son migrantes de Centro América. En esta ocasión no hay presencia de migrantes haitianos, hasta el momento.

Cabe hacer mención que aunque Tijuana es el punto meta, este destino podría modificarse a conveniencia de los migrantes.

Apenas del jueves pasado, la alcaldesa de Tijuana Montserrat Caballero declaró que, dentro de sus posibilidades, atendería el grave problema de los niños y familias en las calles de El Chaparral; mediante más albergues y acotar el campamento, con rejas, para poner orden y «sacar a los pillos» que se han incrustado entre los migrantes.

El viernes, la nueva alcaldesa de la ciudad, visitó el campamento migrante para mostrar determinación ante esta crisis humanitaria, pues los centroamericanos no quieren irse a albergues sino mantenerse peligrosamente a la intemperie.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Por favor escribe tu nombre