Crece la delincuencia sin freno ¿Y la autoridad?

¡Atención¡ autoridades ya hagan algo para proteger a los ciudadanos

TIJUANA, DICIEMBRE 17, 2021.- Ante los últimos hechos que se han registrado en esta frontera y de las múltiples denuncias que recibimos en nuestra redacción, hemos de preguntar a las autoridades ¿hasta cuándo van a actuar para frenar los homicidios, levantones de jovencitas, los robos y, lo que hoy más afecta a los comerciantes, ‘el cobro de piso’?

Ayer, cuando un grupo de amigos comentaban el hallazgo de dos cuerpos de personas en la cajuela de un auto, allá por el corredor 2000, uno de ellos aprobaba que los hayan asesinado por andar robado autos, esto porque junto a los cuerpos fue localizado un mensaje en el que se advertía que eso les va a pasar a todos los que sigan robando carros.

No se debe permitir que alguien haga justicia por propia mano, deben ser las autoridades las que implementen programas preventivos, pero efectivos, para evitar que crezcan esos grupitos de bandas que se dedican a tobar autos, otros más que se dedican a robar en los comercios y otros, que son los que ya proliferan en toda la ciudad, exigiendo el pago de piso.

A la gobernadora y a las alcaldesas y alcaldes en Baja California, se les debe exigir que actúen en contra de estos grupos de delincuentes que quieren vivir a expensas de los ciudadanos que arriesgan su dinero en un negocio, pero que estos “parásitos” lleguen tranquilamente y les exijan grandes cantidades de dinero para que los dejen operar su comercio.

Ejemplos hay muchos y sólo voy a citar uno, el de una persona que con mucho trabajo puso un ‘restaurancito’ el cual pudo operar con tranquilidad solamente seis meses, pues luego llegó un par de sujetos armados que le exigían les entregara cien mil pesos mensuales para que lo dejaran operar con el “ofrecimiento” que lo iban a “proteger” y por lo que no le pasaría nada.

En los últimos meses, cuando se han registrado decenas de homicidios, hemos podido ver que a la mayoría de ellos ya los habían amenazado porque les habían exigido diferentes cantidades de dinero ‘para que no les pasara nada’.

Reconocemos que en cada uno de los municipios han una grave carencia de elementos preventivos, pero es lamentable que no se pongan de acuerdo para implementar operativos conjuntos con los estatales y federales que han llegado a la ciudad.

Los ciudadanos están conscientes de que los policías municipales, que son los que deben brindar seguridad a los ciudadanos, ya sólo sirven para llegar y acordonar el área donde se cometió el delito, mientras que los estatales arriban al lugar para ‘iniciar la investigación’ y acompañar a los peritos que son los que cuentan los casquillos y los orificios que presenta el cuerpo de la víctima.

Tal parece que entre los policías municipales y los estatales quieren hacer todo y no dejan que participen los elementos de la Guardia Nacional que son elementos con mayor preparación y a los que solamente deben enseñar las zonas de mayor delincuencia.

Hace ya varios meses, una señora perdió la vida al estar en su puesto en un mercado sobre ruedas en la colonia Francisco Villa, muchos de sus compañeros dijeron que fue porque se negó a pagar piso que le exigieron presuntos integrantes de un grupo delictivo.

Eso problema ha crecido y ahora los comerciantes de los mercados sobre ruedas ya no sólo deben aportar las cuotas que les piden los líderes, sino también deben entregar diferentes cantidades a los que pasan a cobrar el derecho de piso.

Los homicidios o ataques a balazos en bares y cantinas, lo cometen con suma facilidad, porque los delincuentes tienen amenazado a todo el personal, incluso esos criminales podrían ser identificados por los empleados de diferentes lugar.

Lo último que sucedió la noche del pasado jueves en un bar de la Zona Río, donde un hombre y dos mujeres fueron baleados por sujetos que ingresaron armados sin que nadie se los evitara.

Muchas veces se ha dicho que para ingresar a un restaurante o a un bar, los clientes o comensales debían ser inspeccionados o que se habrían de colocar arcos detectores de metales, pero todo ha sido palabras, porque cuando ingresan a un lugar de esos nadie se atreve a revisar a las personas que buscan ingresar.

Ya estamos en unas fechas donde la delincuencia crece como la “hiedra en el agua”, principalmente porque saben del reparto de los aguinaldos que los patrones, obligadamente, entregan a sus trabajadores y la ambición de los malandros también es mayor.

Hemos visto en la Zona Centro la presencia de elementos de la Guardia Nacional, pero lamentablemente no hay policías de la ciudad que son quienes ya conocen a los delincuentes y que pueden frenar no sólo los robos, sino hasta un ataque a quienes no estén de acuerdo en entregar sus pertenencias cuando están siendo sometidos por algún delincuente.

No se ha dado a conocer, por parte de la autoridad estatal, un operativo en las cercanías de las zonas donde se ubica el mayor número de bancos, por es en esos lugares donde se concentran los grupos delictivos que buscan a sus víctimas, sobre todo cuando los descubren haciendo retiros de fuertes sumas de dinero.

Ya se han visto algunos malandros que, al igual que en la ciudad de México, se mueven a bordo de motocicletas para cometer sus fechorías y, con facilidad, darse a la fuga.

Es necesario que los policías de los tres niveles de gobierno pongan mayor atención en ese tipo de personas y que, con algún motivo, los sometan a revisión para ver si no se encuentran armados e interrogarlos para saber a qué se dedican.

En fin, se requiere que las autoridades ya hagan algo para frenar los homicidios, porque ese delito nos mantiene a nivel nacional entre los primeros lugares en el país, en la extorsión ya vamos igualando las cifras de los estados en donde operan las principales bandas del crimen organizado y, en materia de robos a comercios, a transeúntes, a casas habitación y de autos, también ya estamos en números que deben atender las autoridades de los tres órdenes de gobierno.