Desmiente sector gasolinero desabasto de combustible en Tijuana

Al sector gasolinero nacional le preocupa este esquema subsidiado, puesto que en algún momento se tendrá que volver a cobrar con un rebote que elevará el precio del litro.

TIJUANA, ABRIL 1, 2022.- El sector gasolinero de la frontera tiene suficiente combustible para continuar surtiendo a los consumidores de gasolina y diesel externó el Presidente de Grupo Energético de Baja California, Carlos Rubio Arreola afiliado, además a la Asociación Nacional de Expendedores de Petroleo en México, Onexpo-Nacional.

Con sus declaraciones terminó con el rumor de escasez o desabasto en algunas estaciones de la ciudad y explicó:

1) No es verdad que los estadounidenses traigan sus carros para surtirse aquí y con ello generar desabasto. Esto es falso pues no están abarrotadas las gasolineras y quienes están consumiendo son los tijuanenses y un sector de tijuanenses que cruzaban a surtirse en Estados Unidos, pero ante lo caro del combustible allá se quedan en Tijuana para consumir nuestro combustible.

2) No es cierto que las estaciones tienen desabasto pues la mayoría de los expendios tenemos contrato con Pemex y nos está dotando de combustible conforme a los contratos que tenemos con la paraestatal.

3) Algunas de las estaciones que no tienen combustible es debido a que la empresa que les distribuye llegó al tope máximo de consumo que tenían con Pemex y su contrato está siendo re negociado. Y estamos seguros de que, como siempre, lo van a terminar concretando, porque este es un mero trámite.

4) La guerra en Urcrania sí afecta al precio del combustible pues este está ligado, indiscutiblemente al precio internacional pues México, como muchos países en el mundo compra en el exterior su gasolina, por la sencilla razón de que, nuestro país no es autosuficiente en la elaboración de sus combustibles.

5) Tampoco es cierto que la compra e importación de combustible se haya frenado.

Todos estos puntos los explicó el entrevistado en una charla difundida en Facebook de Odilón García.

Explicó que como ya lo sabemos todos, luego de la Reforma Energética, en la administración de Enrique Peña Nieto, Pemex dejó de ser el único distribuidor de combustible. Aunque algunas gasolineras le compran a Pemex, esta empresa nacional, no es directamente quien les vende:

«Hay una Compañía muy grande en el estado de Baja California, que llegó a su tope máximo de compra. Cuando uno hace un contrato de suministro, con el distribuidor, le piden una compra mínima y una compra máxima (como requisito fundamental). Esto para que el proveedor tenga comprometido el producto con su cliente, pueda cumplir a su vez con el contrato», explicó.

Luego continuó al referirse a las estaciones que están cerradas actualmente en la frontera, para indicar que se debe a que esa compañía que les surte ya llegó a su tope máximo y «…para que no se alarme la población la empresa está en este momento negociando con Pemex para continuar con su contrato, que seguramente se lo autorizarán, como siempre», puntualizó.

Rubio Arreola, entonces aclaró que las estaciones que no tienen jamás se debe a una sobre demanda del mismo, como se ha desinformado y culpado, sin evidencias al consumo de norteamericanos en esta frontera.

Precio de gasolina no es real

Pero advirtió que la verdadera preocupación del sector es el precio, que no es real. Dijo que al quitar el IEPS (impuesto sobre gasolina) el estado abarató el precio sí, pero a largo plazo, tendrá eventualmente que volver a cobrarlo. Esto, porque representa una pérdida de:

«41 mil millones de pesos que dejaron de ingresar al erario público federal. A consecuencia de la condonación del impuesto conocido como IEPS, desde la segunda semana de febrero y todo el mes de marzo.

«Hay una diferencia de casi 5 pesos por litro en el precio del combustible, pero por cuestiones políticas, elecciones o lo que ustedes quieran, no se ha subido», concretó.

Y aunque la población se está beneficiando al comprar una gasolina subsidiada y al gasolinero le conviene porque está vendiendo más volumen, debido al precio sin impuesto IEPS; al sector gasolinero nacional le preocupa este esquema subsidiado, puesto que en algún momento se tendrá que volver a cobrar y este rebote económico, podría llegar a presionar tanto el precio del litro de gasolina hasta en unos 7 pesos, de acuerdo con sus estimaciones.