Advierte IMSS Baja California sobre importancia de un descanso óptimo para mantener buena salud

Desvelos frecuentes pueden afectar el organismo.

BAJA CALIFORNIA, DICIEMBRE 28, 2021.-De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Baja California, para evitar un deterioro en el estado de salud, es fundamental dormir las horas necesarias, según la edad de cada persona, y evitar desvelos, consumo de alcohol, así como alimentos ricos en grasas o carbohidratos, pues son factores que alteran el metabolismo y la calidad del sueño.

 

El coordinador de Información y Análisis Estratégico del IMSS en la Representación, doctor José Alfredo Fausto Pérez, detalló que cada individuo es diferente, por lo que muchas personas duermen cinco horas o menos, en tanto que otras necesitan nueve horas o más para sentirse óptimamente al siguiente día; sin embargo, la gran mayoría duerme un promedio de siete y nueve horas, por lo que las personas con disminución en estos periodos de descanso pueden sufrir cambios de personalidad, con tendencias a ser un poco inestables, agresivas y presentar síntomas de ansiedad o depresión.

Asimismo, comentó que, aunque la persona sólo se desvele por un día, muestra en su organismo los efectos, pero acumular cansancio por varios desvelos sí podría tener repercusiones más serias. “Los primeros síntomas son fatiga y dolor de cabeza”, precisó.

Fausto Pérez expresó que completar las horas de sueño mantiene equilibrio orgánico, en tanto las que se pierden nunca se recuperan; por ello, puntualizó que cuando hay falta o privación parcial del sueño, se ve afectado el rendimiento escolar y laboral de la persona, el estado de ánimo y humor, entre otras afectaciones.

Explicó que el daño corporal o emocional fruto del desgaste ocasionado por las desveladas se puede presentar a cualquier edad y podría manifestarse con somnolencia, deterioro de actividades motoras o cognitivas, deterioro de relaciones interpersonales, incremento de accidentes de tránsito y laborales.

También el coordinador resaltó la importancia de normalizar los hábitos de sueño que probablemente se modifican durante la temporada de festejos de fin de año, sobre todo hacer que los niños duerman de 9 a 10 horas y los adultos entre 7 y 9 horas, procurando establecer un horario fijo todos los días.

Finalmente, recalcó que para dormir bien lo mejor es evitar el consumo de alcohol y cigarro; no cenar en exceso ni ingerir refrescos de cola, café, té negro o bebidas energéticas, dejar de lado el celular y apagar distractores como la televisión o aparatos que generen ruido.